Cliente grosero + Empleado estresado = Conflicto

Cliente grosero + Empleado estresado = Conflicto

Los clientes groseros pueden matar las buenas vibras. Absorben tu energía, oscurecen la percepción sobre otros clientes y disminuyen la satisfacción laboral. Si es que dejas que lo hagan contigo.

Al final se trata de gente grosera, que obviamente se está pasando una cierta línea, justificando su comportamiento por tu manera de tratarlos. El cliente grosero promedio, sin embargo, es más astuto. Te desgasta sutilmente sin arriesgársela. Seguramente te encanta la idea de poder rechazar a un cliente grosero simplemente girando el pulgar, como un emperador romano. Sin embargo, Marco Aurelio, uno de los grandes defensores de la escuela filosófica del estoicismo, nos demuestra que hay formas más prudentes para manejar aquellas situaciones. Los clientes groseros pueden tener diferentes intenciones, o ninguna. Algunos quieren provocar en ti una fuerte reacción y demostrar poder. Otros quieren descargarse. Algunos no tienen más una la falta de modales. Y otros ni siquiera se dan cuenta de cómo se comportan. Los antiguos estoicos trataban de controlar sus emociones para asegurar un juicio claro, no afectado por estados mentales temporales. Querían que la razón, no el temperamento, guiara el comportamiento en cualquier situación. Cambia tu cuerpo para cambiar tu mente: disminuye deliberadamente la velocidad de tus movimientos, baja el tono de voz, imponle a tu cuerpo el comportamiento de una persona tranquila. Practica el distanciamiento cognitivo al “retrasar” la respuesta: cierra los ojos y respira profundamente, alejándote de la pantalla durante 30 segundos o cualquier cosa que te permita escapar de una situación tensa por un momento, después despliega el humor autodespreciativo, nuestra principal arma contra la impredecibilidad del universo, y la previsible maldad de algunos de nuestros compañeros.

Cada cliente grosero pegando patadas aun siendo tratado con respeto, se está pasando claramente, asi es que hacerlo algo personal es su manera de llevarte a su nivel. Ahí eres vulnerable ya que eres más propenso a reaccionar por emoción cuando te sientes ofendido personalmente. Cualquier reacción dura, algo comprensible desde un punto de vista humano, añadirá combustible al fuego, alejando el asunto en cuestión aún más.

Te podría interesar...
Deja un comentario

Tu correo será confidencial *Los campos marcados son obligatorios